Arsenal vapuleado por el Bayern

Arsenal vapuleado por el Bayern

El Bayern rebajó un año más a un decepcionante Arsenal con una goleada que le sella el billete hacia cuartos de final por la vía fácil y rápida.

Se derrumbaron los 'gunners' en un partido en el que se llevaron cinco goles pero pudieron ser muchos más. Ni siquiera las ayudas arbitrales evitaron el desastre de los de Wenger, que sufrieron la actuación estelar de Thiago y la determinación de Lewandowski.

La historia de siempre, el irremediable destino del Arsenal de Wenger, anclado a un banquillo en el que acumula decepciones como el que colecciona sellos. Lejos quedan ya sus éxitos de 'gunner', enterrados en el inmovilismo de un club que debe pasar página. Lo hace el Bayern con la naturalidad de un grande, agradeciendo los servicios a Guardiola y disfrutando, por fin, del Bayern de Ancelotti. Porque esta vez sí, el equipo alemán encontró su fútbol y pasó por encima de su rival. El marcador ofrece pocas dudas al respecto.

Se sostuvo el Arsenal de manera sorprendente en un primer tiempo sin apenas producción ofensiva. Özil se convirtió en el hombre invisible y Alexis en el héroe frustrado, harto de pelear solo por un triunfo en el que solo el chileno creyó. Creencia prematuramente puesta en entredicho cuando Robben se sacó un disparo sublime con rosca desde la frontal. El holandés abría el marcador con un golazo y al Arsenal se le echaban encima todos los complejos de golpe.

Por fortuna para los de Wenger, el serbio Milorad Mazic sí estaba de su lado. Obvió un plantillazo de Koscielny sobre Lewandowski previo a la infracción del polaco, que mandaba el balón a los once metros. Allí Alexis demostró que su ausencia de calidad en determinadas ocasiones la suple con fe y voluntad. Se estrellón en el penalti con Neuer, falló el primer rechace pero agarró el segundo para poner el empate en el marcador. Parecía imposible, pero el conjunto inglés se iba con un valioso empate a los vestuarios. Entre otras cosas, porque el colegiado se tragaba el primer penalti a favor del Bayern por una clara mano de Bellerín.

Diez minutos letales

La excesiva recompensa revitalizó a los de Wenger, que salieron dispuestos a creerse la victoria. Todos sus propósitos los echó por tierra el Bayern en diez minutos fatídicos para los ingleses. Diez minutos en los que Lewandowski y Thiago ridiculizaron a la defensa 'gunner'. El polaco cabeceó a la red un centro de Lahm en el minuto 53 y tres minutos más tarde exhibió su clase, tiró de genialidad y se inventó un taconazo para dejar a Thiago ante Ospina. El centrocampista español no falló en el mano a mano.

Repitió desenlace Thiago siete minutos más tarde, ya en el 63', con un disparo afortunado que, tras tocar en dos defensas, acabó en las redes de la portería 'gunner'. El Arsenal estaba en estado de shock y las sacudidas de los alemanes, desfibrilador en mano, no reanimaban a los 'gunner', condenados a un agónico final.

El Arsenal y su bucle europeo

Ospina estiró la vida de los de Wenger todo lo que pudo pero el final estaba cerca. Lo retrasó el colegiado, una vez más, con otro penalti por mano a disparo de Robben que no vio o no consideró como pena máxima. Pero poco después entró Müller, el goleador venido a menos, para recordar a Ancelotti por qué era titular en este Bayern. Necesitó medio balón para hacer el quinto y devolver al Arsenal al bucle europeo. El que le convierte en un mero invitado a las eliminatorias de Champions desde hace demasiado tiempo.

Suscríbase

Subscribe our Email News Letter to get Instant Update at anytime